Publicitat
Publicitat

ABANS D'ARA

Las iniciativas catalanas (1917)

De l'article de Francesc Cambó (Verges, 1876 - B. Aires, 1947) a El Debate (30-VII-1917). Les mans esteses des de Catalunya ja eren menyspreades fa un segle per un poder espanyol inepte.

Al acuerdo de los parlamentarios catalanes de convocar a los parlamentarios de España entera a una Asamblea extraoficial para deliberar juntos sobre los graves problemas que están hoy planteados en España, contestó el Gobierno declarándola facciosa, en el supuesto de que se trataba de una convocatoria de Cortes hecha por quienes no tienen facultades para ello, usurpando funciones que la Constitución reserva al Rey y a su Gobierno. No quiero discutir el supuesto, base única de la grave resolución del Gobierno al declarar sediciosa a la casi totalidad de la representación parlamentaria catalana. […] Estamos frente a un dilema trascendental. ¿Es que la iniciativa catalana es, como se dice, un intento faccioso, una maquinación separatista o anarquista? En este caso obra bien el Gobierno y la prensa que le secunda: aislarla primero y aniquilarla después es su deber primordial. Pero… y si la iniciativa catalana fuese todo lo contrario, ¿ha pensado el Gobierno y los que le secundan en la responsabilidad que contraen con su campaña? A Cataluña, con razón o sin ella, ¡no es hora de discutirlo!, se la viene acusando hace muchos años de egoísmo particularista; "Cataluña, se ha venido diciendo, labora por sí y para sí; sus intereses y sus ideales propios son los únicos que mueven a sus hombres directores y a las masas que les siguen; Cataluña no piensa en el resto de España, no quiere cumplir la misión santa de despertarla, de confundirse con ella en una actuación común, en una obra de salvación de todos". Y Cataluña, en un momento de la historia de España que puede ser épico y puede ser trágico, siente toda la grandeza y toda la generosidad de la misión de salvadora de España que por todos se le atribuía cuando se lanzaba al rostro la acusación de no cumplirla. […] Y contra esta iniciativa viene la acusación, y lo que es más grave, el intento de acordonamiento. ¿Se dan cuenta los que le provocan del terrible estrago que con su conducta han de producir en el espíritu de Cataluña? ¿No se aperciben de la obra fatal de separación que están realizando? […]