El tribunal del Procés confirma la competencia del Supremo

El auto se notificará el 26 o el 27 abriendo los diez días para los escritos de las defensas

El tribunal del procés mantuvo dos deliberaciones –el miércoles y jueves pasados- en las que aprobó confirmar que el Tribunal Supremo es el competente para enjuiciar los delitos de rebelión, malversación y desobediencia. Ha habido debate, pero no se han producido discrepancias de fondo. No habrá, por tanto, voto particular alguno. El auto, que elabora el presidente y ponente, Manuel Marchena, será formalmente aprobado la semana próxima para ser notificado, según fuentes judiciales, el miércoles 26 o jueves 27 de diciembre.

El auto solo puede ser recurrido en súplica ante el propio tribunal que lo dictará. Por tanto, a partir de las fechas señaladas se abrirá el periodo de diez días para que las defensas de los dieciocho acusados eleven sus escritos de conclusiones preliminares al tiempo que su propuesta de medios de prueba (testigos, peritos y otras diligencias). Los días a contar en el plazo para presentar los escritos son hábiles lo que llevará la última fecha, incluyendo el día de gracia, al lunes 14 de enero o martes 15.

El tribunal tendrá que examinar las propuestas de prueba de la Fiscalía, la acusación popular y las defensas y dictar su auto de admisión de las mismas. Se trata de una larga lista pruebas, entre las que cabe contar, por ejemplo, la declaración de alrededor de 150 testigos de la acusación, incluyendo guardias civiles y policías lesionados el 1-0, y hasta quinientos testigos, desde Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Juan Ignacio Zoido, el coronel Diego Pérez de los Cobos, hasta víctimas de la represión que acudieron a votar ese día, por parte de las defensas.

Por tanto, requerirá una reflexión del tribunal de enjuiciamiento y, según se ha señalado, tendrá que dictar un auto sobre la aceptación y rechazo de algunas pruebas. Ello puede requerir algunos días. Por tanto, hasta el 17 o 18 de enero, la letrada de la Administración de Justicia, María Antonia Cao, no podrá fijar el señalamiento de la fecha del juicio. Se supone, según fuentes judiciales consultadas, que habrá que poner la fecha atendiendo a algunas circunstancias de organización del juicio. Los acusados que están en prisión – ocho dirigentes independentistas- tendrán que ser trasladados a centro penitenciarios próximos a Madrid. No es el único problema. Para los otros diez acusados también se presentan dificultades, ya que residen en Cataluña.

El tribunal prevé que el juicio oral se celebre durante tres jornadas semanales, de 10 a 2 de la tarde con una hora de interrupción para el almuerzo, y su reanudación sobre las 15,30 o 16,00 horas, para continuar durante tres horas hasta las 19,00 horas. Un cuarto día de la semana se reservará para tomar declaración o practicar aquella prueba que no se haya podido cumplimentar en los plazos previstos. Habrá un servicio de catering para los siete magníficos, como se ha bautizado a los miembros del tribunal, y para los acusados en situación de prisión provisional.

A estas alturas la idea de comenzar el juicio oral en la tercera semana de enero parece un poco forzada. Porque puede haber impugnación de peritos, por ejemplo, u otros retrasos sobrevenidos.  Por otra parte, la declaración de los acusados no comenzará inmediatamente al abrirse el juicio oral. Porque los primeros días serán dedicados a las cuestiones previas pendientes de carácter material o sustantivo (nulidad de actuaciones, y otras). Parece, según fuentes judiciales, que la meta de comenzar en la tercera semana de enero está más dirigida a garantizar el comienzo del juicio oral a comienzos de febrero.

La duración del juicio dependerá de las pruebas a practicar. Pero las fuentes consultadas señalan que si bien Marchena va a imprimir un ritmo dinámico, no será fácil que se acabe antes de tres meses. Si a mediados de febrero, por poner una fecha, comienzan las testificales, esos noventa días habrán terminado a mediados del mes de mayo, en el umbral de las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. La sentencia se perfila, en este calendario, para el mes de julio de 2019.

EDICIÓ PAPER 19/01/2019

Consultar aquesta edició en PDF