Cumplir con el compromiso del 11 de enero

Joaquim Forn escribió la carta de renuncia a su escaño en la tarde del pasado lunes, día    22 de enero. Esta noche de martes 23, su letrado Daniel Pèrez-Esqué la ha cursado.

 

Joaquim Forn escribió la carta de renuncia a su escaño en la tarde del pasado lunes, día  22 de enero. Esta noche de martes 23, su letrado Daniel Pèrez-Esqué la ha cursado. Por tanto, Forn redactó las líneas antes de conocer el escrito de la Fiscalía que se opone a su puesta en libertad. Un escrito en el que los fiscales ponen de relieve que sus palabras del 11 de enero ante el magistrado Pablo Llarena están siendo de hecho desmentidas  por la marcha de los acontecimientos.

El exconsejero de Interior ha mantenido conversaciones con algunos compañeros dirigentes del PDeCAT. Sin embargo, Forn no ha obtenido respuesta a sus preguntas sobre el nuevo camino que se abre en esta legislatura. Les ha trasladado su inquietud porque quiere cumplir su compromiso de encauzar el procés dentro de los cauces de la Constitución y sabe que desde la cárcel no tiene capacidad ninguna para influir en ese camino. Sus posibilidades de participación y persuasión del grupo parlamentario de Junts pel Cataluña según las ve desde la cárcel son nulas.

Forn podía haber esperado a la decisión del magistrado Llarena sobre su libertad, que se conocerá a partir de mañana, día 24, cuando vence el plazo dado a las partes personadas para informar sobre su petición y la del diputado Jordi Sànchez. Sin embargo, ha llegado a la conclusión de que ratificar su compromiso con un nuevo cauce del independentismo dentro de la Constitución exige dejar su escaño habida cuenta de que no pudiendo influir en los acontecimientos carece de sentido asumir la responsabilidad por acciones que desde la cárcel no controla ahora ni controlará mientras dure su situación.

Llarena tiene, pues, que dictar su auto sobre la petición de libertad de Forn y de Sànchez. El informe de la fiscalía, elevado este martes, oponiéndose a dejar a Forn en libertad,  se ha quedado desfasado en cuestión de horas. Fuentes judiciales consultadas por ARA señalan que la decisión de Forn podría llevar a Llarena a modificar su posición de mantenerle en prisión. "Su renuncia", según esas fuentes, "supone apartarse de la política y como tal una neutralización del riesgo de reiteración delictiva".

Etiquetes

EDICIÓ PAPER 21/10/2018

Consultar aquesta edició en PDF