Publicitat
Publicitat

El 'informe Lamela', en manos del Supremo

La jueza no incorporó el dictamen de la fiscalia contrario a acumulación inmediata

La magistrada Carmen Lamela no incorpora en su informe sobre las actuaciones realizadas en la causa de sedición/rebelión que hizo llegar ayer por la noche al Tribunal Supremo la posición asumida el pasado lunes, día 20 de noviembre, en una reunión del Fiscal General del Estado en funciones, Luis Navajas, los cuatro fiscales de sala del Supremo y los responsables de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Según el acuerdo alcanzado el lunes, la Fiscalía de la Audiencia Nacional debía oponerse a la acumulación inmediata de las causas en el Supremo y aplazar la decisión hasta después de las elecciones del 21 de diciembre.

El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena dictó una providencia el pasado martes, día 14, por la cual daba cinco días a la Audiencia Nacional para que informase sobre las actuaciones del juzgado central de instrucción número 3 en la causa de sedición/rebelión independentista catalana.

Llarena solicitaba también que la Audiencia Nacional  “emplace a las partes personadas en los procesos instruidos para que en el término cinco días informen directamente a esta Sala [Sala Segunda del Supremo] sobre la eventual acumulación de los procesos”.

El 'informe Lamela' por tanto no podía, por la pretensión de Llarena de que se dirijan al Supremo las alegaciones, incorporar el informe de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. Fuentes fiscales apuntan que la providencia pudo inducir cierta confusión al solicitar que se emplace a las “partes personadas” a pronunciarse sobre la acumulación, habida cuenta de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional es la parte que impulsa las investigaciones.

La Fiscalía General del Estado, según el acuerdo alcanzado el pasado lunes, quiere retener la causa contra los ex consejeros y los presidentes de la ANC y Omnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart respectivamente, actualmente en prisión, hasta que obtengan el fuero de diputados del Parlament en las elecciones del 21-D. En esa nueva situación, se razona, la causa, con nuevos aforados, pasará al Supremo.

¿Cuál es el problema de fondo? La Fiscalía General del Estado prefiere que el Supremo no “arrebate” en una contrarreloj la causa precisamente ahora, a las puertas de la campaña electoral del 21-D en Cataluña, a la Audiencia Nacional. También se trata de evitar que una eventual excarcelación dictada por el magistrado Llarena sea entendida como una expresión de sus palabras, malinterpretadas, ante los letrados el pasado 9 de noviembre: “Esto no es la Audiencia Nacional”-

Los cuatro fiscales de sala del Tribunal Supremo caso (Consuelo Madrigal, Fidel Cadena, Jaime Moreno y Javier Zaragoza), según fuentes judiciales consultadas, sostienen que si los consejeros y “los Jordis” quieren declarar y precisar sus posiciones en el sentido de Carme Forcadell y los miembros de la Mesa del Parlament pueden pedir a Lamela prestar declaración y conseguirían una fianza para obtener la libertad provisional y hacer campaña electoral desde la calle.  

El hecho es que será la Fiscalía del Supremo la encargada de pronunciarse y lo hará en el sentido acordado el pasado lunes. Ello ocurrirá cuando el magistrado Llarena pase a informe de los fiscales el tema de la acumulación, una vez recibido ayer por la noche el  informe de la magistrada Lamela.

Etiquetes

PUBLICITAT
PUBLICITAT
PUBLICITAT

EDICIÓ PAPER 10/12/2017

Consultar aquesta edició en PDF