Mientras dure la guerra… contra Cataluña

La venganza de Franco desde Mingorrubio…es el refuerzo de Vox

 El fantasma de Vox sobrevoló España en vísperas de las elecciones del 28 de abril de 2019. Sin embargo, el aterrizaje del espectro se quedó en un resultado menor a lo vaticinado, aunque con unos nada desdeñables 24 escaños, pero, eso sí, lejos de los vaticinios de las encuestas. Salvo especialmente el de IMOP Insights para  El Confidencial, prácticamente ningún sondeo acertó en los resultados del partido de Santiago  y cierra España Abascal. Y ahora, en línea con otras encuestas, IMOP da a Vox para el 10-N  el 13,9% de los votos, frente al 10,26% de abril. O sea, que gana 3,64 puntos, un 35,47% más, con la cifra más probable de 47 escaños en el Congreso de los Diputados. ¿Quién te ha visto, quién te ve Bernabé.  ¿Y por que  este salto espectacular del partido de ultraderecha? Por unn fenómeno doble: la posible pulverización de Ciudadanos, cuyos votos nutrirían al PP y a Vox, y, en paralelo, el rebrote de la crisis en Cataluña tras la sentencia del 14-O.   Y ambos escenarios están interconectados.

Uno de nuestros lectores de Badia del Vallès ha puesto el dedo en la llaga: “España está instalada en la inestabilidad y seguirá así mientras no sea capaz de afrontar los problemas de cara..." Esta es la clave. Lo que nuestro lector llama inestabilidad yo le llamo larga crisis, producto de la Gran Recesión, la disolución del bipartidismo y, claro, Cataluña.  El auge de Vox indica que “mientras dure la guerra contra Cataluña” (parafraseando el título de la película de Amenábar)  masas de votantes de derecha y ultraderecha se echan en brazos de Vox. La exhumación de los restos de Franco moviliza al franquismo que apasionadamente se ha visto resucitado y cuyos simpatizantes votan para que Pedro Sánchez sepa lo que vale un peine por profanar la tumba del dictador y jugar con las cosas del comer. Es la venganza de Franco desde su su nueva morada de Mingorrubio.

EDICIÓ PAPER 16/11/2019

Consultar aquesta edició en PDF