La doble cara de Rajoy

Propone nombrar fiscal general el magistrado que votó contra la 'doctrina Botín', que el PP invocó

Coincidencia: al tiempo que el Gobierno de Mariano Rajoy propone nombrar nuevo fiscal general del Estado al magistrado que votó en el Tribunal Supremo contra la `doctrina Botín´, Julián Sánchez Melgar, el abogado del Partido Popular invoca dicha doctrina para librarse del banquillo en el caso de la destrucción del disco duro del ordenador de Luis Bárcenas.

Sánchez Melgar era ponente en diciembre de 2007 del pleno jurisdiccional –se llama así cuando se trata de unificar doctrina- donde existía división de criterios sobre si sentar en el banquillo de la Audiencia Nacional o no al presidente del Banco de Santander por delito fiscal en el caso de un producto financiero opaco (las cesiones de crédito).

El magistrado era partidario de sentarle en el banquillo, pero la mayoría sostuvo que como el fiscal no acusaba y tampoco el Abogado del Estado (presunto perjudicado), con la acusación popular en exclusiva no era suficiente.

Sánchez Melgar, pues, tuvo que abandonar la ponencia y presentó voto particular contra la naciente `doctrina Botín´: si la fiscalía y la abogacía del Estado, en representación de Hacienda, no acusan la acusación popular en exclusiva carece de capacidad de sentar en el banquillo en este caso a un imputado.

En su voto, el magistrado ironizó contra la `doctrina Botín´ al recordar  el slogan de la Agencia Tributaria Hacienda somos todos. Años después, el juez José Castro usó este voto particular para sentar a la infanta Cristina en el banquillo en el caso Nóos.

Pero lo paradójico es que se puede decir que el mismo día que Rajoy propone a Sánchez Melgar para el puesto de nuevo fiscal general del Estado, el anti doctrina Botín, la defensa del PP, del cual es presidente Rajoy, presenta un escrito por el cual solicita a la jueza Rosa María Freire que archive el caso de la destrucción del disco duro del ordenador de Luis Bárcenas en abril de 2013 (después de que Bárcenas denunció al abogado del PP ante la Policía porque no se lo devolvían) apelando a la`doctrina Botín´.

Según ya anticipamos, Rajoy logró en septiembre de 2016, cuando negociaba su investidura, que el ex tesorero retirase su denuncia sobre la destrucción del disco duro, donde presuntamente albergaba datos sobre sus cuentas y otras informaciones sensibles.

Sin embargo, esta estrategia dio paso momentáneamente a otra: dos recusaciones de la jueza Freire y el recurso contra el auto de conclusión. Ello retrasó una causa que ya estaba prácticamente terminada más de un año.

Y, ahora, cuando la jueza, libre de las recusaciones y confirmado su auto de conclusión por la Audiencia de Madrid, se dispone a abrir juicio oral y convertir al PP en el primer partido que se sienta en el banquillo acusado en calidad de persona jurídica, la defensa propone el sobreseimiento y archivo mediante la aplicación de la `doctrina Botín´-

En el caso Nóos esta doctrina no impidió juzgar a la infanta Cristina. Será el tribunal de la Audiencia de Madrid en el juicio oral el que se pronunciará sobre la petición del PP.

Pero el hecho es que para sostenerla, el partido ha tenido que rectificar y donde dijo digo dice Diego. Porque durante la instrucción sostuvo que rayó hasta 35 veces y destruyó el disco duro de un ordenador, el Apple, que era propiedad del PP y no de Bárcenas. Ahora afirma que el titular del ordenador es Bárcenas. Claro, necesita probar que el propietario no se siente perjudicado para invocar la `doctrina Botín´.

Etiquetes

EDICIÓ PAPER 22/07/2018

Consultar aquesta edició en PDF