Montoro reitera en su informe a Llarena que no se usaron fondos públicos el 1-O

El magistrado instructor omitió el párrafo en su auto de desestimación de los recursos

En su informe escrito ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, acompañado de un pendrive, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, ha reiterado, el pasado 27 de abril, su posición sobre la inexistencia de datos que prueben el uso de fondos públicos en el referéndum del 1 de octubre de 2017.

El ministro señala: “Por consiguiente, reitero que, en principio y hasta la fecha, de la información de que dispone el Ministerio de Hacienda y Función Pública, facilitada por la Generalitat, conforme a los mecanismos de control administrativo que se especificarán más adelante no se desprende que los dos concretos conceptos a los que me refiero (relativo a las urnas y a la manutención del ex presidente de la Generalidad), se hayan sufragado o se estén sufragando con fondos públicos a expensas de lo que resulte de la investigación penal”.

En su auto del pasado miércoles, día 9 de mayo, el magistrado instructor, Pablo Llarena, dedica diez folios, entre las páginas 72 y 82, a examinar el delito de malversación de caudales públicos y las aclaraciones del ministro de Hacienda.

Su conclusión es que la alegación de las defensas de los procesados de que el procesamiento por el delito de malversación se muestra injustificado “utilizando para ello una mención incompleta de las manifestaciones hechas por el ministro de Hacienda en una entrevista periodística, no desbarata los indicios que la investigación recoge”.

Aunque Llarena cita ampliamente el informe de nueve folios de Montoro, omite que el ministro se mantiene, una vez más, en sus afirmaciones. La frase no aparece en el resumen del informe que presenta Llarena en su auto, donde afirma que las explicaciones que da Montoro no contradicen los datos recogidos por su investigación sobre malversación de fondos públicos.

Montoro ya había manifestado con anterioridad al pasado 16 de abril y Hacienda aportó datos en febrero pasado que le fueron requeridos por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, en el sentido de que no tenía constancia de registro contable alguno sobre el uso de dinero público para el referéndum del 1-O. Llarena no hizo caso de estos hechos.

Fue solo cuando Montoro insistió en sus afirmaciones, en una entrevista con El Mundo, el pasado 16 de abril, que el magistrado instructor reaccionó. La razón es que ese día Llarena tomaba declaración indagatoria a los procesados y las afirmaciones de Montoro fueron vertidas en el interrogatorio sobre malversación. Y sobre todo, el magistrado, que ya tenía prácticamente escrito su auto desestimatorio del recurso de reforma de los procesados, no podía seguir haciendo oídos sordos como lo había hecho durante largos meses.

Con todo, Montoro ha intentado “limitar” el alcance de sus afirmaciones a la compra de las urnas del 1-O y a los gastos de manutención de Puigdemont. Pero es lo cierto que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró en el Congreso de los Diputados el pasado 7 de febrero algo más amplio: “NI un euro del FLA [Fondo de Liquidez Autonómica] se gastó en el referéndum".    

Llarena esperaba los datos de Hacienda para terminar su auto de confirmación del procesamiento que dictó el 21 de abril de 2018, desestimando así los recursos de los procesados,  cosa que hizo, según se ha apuntado, el pasado  miércoles 9 de mayo. Pero también porque,  según avanzamos, quería remitir una versión definitiva a Alemania cuando recibiera las explicaciones.

Etiquetes

EDICIÓ PAPER 18/08/2018

Consultar aquesta edició en PDF