Llarena anunciará nuevas imputaciones tras el 21-D

La lista podría ascender hasta las 40 personas en total entre representantes de partidos y entidades

El magistrado Pablo Llarena anunciará tras las elecciones del 21-D una lista de nuevos imputados en la causa de rebelión del referéndum del 1-O e incoará sumario ordinario con autos de procesamiento antes de concluir la investigación, según ha confirmado ARA.

Los informes requeridos ayer a la Guardia Civil ya están, en gran parte, elaborados, y con dicho material, según ha solicitado el magistrado, se hará una “individualización” de cada uno de los participantes en la organización/promoción del referéndum.

Esa lista, sobre la base de la participación de presidentes de partidos políticos, portavoces de los grupos parlamentarios y dirigentes de organizaciones soberanistas, podría hacer ascender el nombre total de imputados hasta las cuarenta personas, según fuentes judiciales han señalado a ARA. Sobre la mesa está la citación a declarar en calidad de investigadas de Marta Rovira y Anna Gabriel.

El Tribunal Supremo tiene pendiente todavía pedir la causa de la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Mercedes Armas, quien instruyó la primera querella contra miembros del Govern; con las enviadas por la magistrada del TSJC María Eugenia Alegret contra los miembros de la Mesa del Parlament; con las diligencias de la Audiencia Nacional y con parte de las del juzgado de instrucción 13 de Barcelona.

Llarena lleva adelante las actuaciones con el título de “diligencias previas”, pero la causa no puede llevarse a través del procedimiento abreviado, sistema previsto para penas privativas de libertad menores a 9 años.

El delito de sedición contempla pena de prisión de 15 años y el de rebelión hasta un máximo de 30 años, lo que hace obligatorio incoar, en cierto momento, sumario, dictar autos de procesamiento y auto de conclusión. El auto de procesamiento se puede recurrir ante el juez instructor mediante recurso de reforma.

En el procedimiento abreviado la llamada “fase intermedia” de preparación del juicio oral (decidir si se abre o no juicio contra un imputado) se lleva adelante ante el juez instructor de la causa, pero en el procedimiento ordinario esa fase (decidir si se revoca o mantiene el auto de conclusión) se realiza, en este caso, ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, encargada de enjuiciar el caso.

Este procedimiento podría, teóricamente, acelerar la fase de instrucción, aunque se estima que no sería razonable ni realista, según fuentes fiscales consultadas por ARA, pensar en una instrucción menor a los nueve meses.

El magistrado Llarena cuenta con un importante material procedente del juzgado de instrucción número 13, a cargo del magistrado Juan Antonio Ramírez Sunyer.

Entre sus peticiones a la Guardia Civil, Llarena apunta en tercer término “testimonio de los correos electrónicos, mensajes o cualquier acto de comunicación con que se pueda contar…”. El magistrado se refiere así, eufemísticamente, a la grabación de las conversaciones telefónicas de la Guardia Civil, autorizadas por el juez Ramírez Sunyer desde julio pasado, a miembros relevantes del procés.

Precisamente, en esas grabaciones hay múltiples alusiones a la dirigente de ERC, Marta Rovira. Llarena pide también a la Guardia Civil las actas de las entradas y registros a varios domicilios. En las actas constan exactamente los documentos hallados. El magistrado tiene especial cuidado, con la mirada puesta en la potencial solicitud de nulidades, en identificar cada indicio o prueba en las actas levantadas por los secretarios judiciales que acudieron a las mismas.

En esos registros fueron encontrados documentos que servirán de material probatorio para los autos de procesamiento. Uno de ellos, por ejemplo, es la agenda personal, la Moleskine,  de Josep Maria Jové, secretario general de la Vicepresidencia Económica y Hacienda de la Generalitat, en el que a modo de diario personal, relata reuniones y aporta el nombre de muchos de los participantes y sus posiciones políticas en cada momento.

Llarena, a partir de sus contactos con la Guardia Civil y la visita realizada por los fiscales Javier Zaragoza y Fidel Cadena al juzgado de instrucción 13 de Bárcelona el viernes 1 y sábado 2 de diciembre –ello motivó su ausencia en la comparecencia de los 10 querellados ante el magistrado el viernes 1- cree contar, en términos aeronáuticos, con la caja negra de momentos claves del procés.  

Los cuatro fiscales del Supremo(Consuelo Madrigal, Jaime Moreno, Fidel Cadena y Javier Zaragoza) están preparando su propuesta de diligencias al magistrado Llarena. Tienen previsto analizarlas con el nuevo fiscal General del Estado, Julián Sánchez Melgar, que asume este martes su cargo.

Llarena, antes de tomar declaración a nuevos imputados, previsiblemente tiene una prioridad: los exconsejeros presos y los que recuperaron su libertad, bajo fianza, y los Jordis, tienen que declarar ante el magistrado sobre los hechos. Y así lo han solicitado después de su comparecencia del 1 de diciembre pasado.

EDICIÓ PAPER 20/05/2018

Consultar aquesta edició en PDF