María José Segarra será la nueva fiscal general del Estado

Pedro Sánchez respalda la propuesta de la ministra de Justicia, Dolores Delgado

La actual fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, será la nueva fiscal general del Estado. La ministra de Justicia, la ex fiscal Dolores Delgado, ha recibido el aval del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez para proponer a Segarra.  La ministra tenía claro nada más llegar a Justicia el nombre de  Segarra. Pero no llevó al primer consejo de ministros, el pasado viernes, el cese del fiscal general del Estado saliente, Julián Sänchez Melgar, habida cuenta de la onda expansiva provocada por los nombramientos, en amplios círculos judiciales y del PSOE, de los ministerios de Interior y Justicia, respectivamente. Pedro Sánchez quería una mujer FGE y, finalmente, ha respaldado a la ministra.

Ahora los próximos pasos son: el gobierno propone el nombramiento; el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) emite un informe sobre el candidato la candidata deberá comparecer ante la Comisión de Justicia del Congreso. Cubiertos estos trámites, el Consejo de Ministros realiza el nombramiento.

Este viernes, día 15 de junio, la ministra Delgado llevará al Consejo de Ministros la propuesta de cese del actual Fiscal General del Estado, Julián Sánchez Melgar, para iniciar todo el proceso. Tras su cese -Sánchez Melgar regresa a la Sala Segunda del Tribunal Supremo- seguirá como fiscal general en funciones durante la tramitación del nombramiento de Segarra el actual teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas.

Tanto Segarra como Delgado y la fiscal Lola Aguiar -ex fiscal de Guadalajara y actualmente en Euro Just, en La Haya, forman un trío de compañeras que hicieron juntas la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid. Segarra es madrileña, pero está casada con un magistrado de la Audiencia de Sevilla. Las tres, asimismo, participan de manera activa en la Unión Progresista de Fiscales (UPF).

Tanto Segarra como Delgado hicieron una intensa campaña a finales del otoño pasado por toda España para la elección de fiscales, el 21 de marzo, al Consejo Fiscal, órgano consultivo de la Fiscalía General del Estado (FGE). Segarra obtuvo uno de los apoyos más elevados entre los integrantes de la carrera, alrededor de 900 votos, que según fuentes del sector superaron incluso los resultados récord conseguidos en sus mejores tiempos por Eduardo Torres-Dulce, dirigente de la Asociación de Fiscales (AF) conservadora.  Delgado, a su vez, obtuvo un cuarto puesto en el Consejo Fiscal como representante de la UPF. Ambas, pues, ingresaron juntas en abril pasado en el Consejo Fiscal.

En cierto modo, los nombramientos de Delgado y de Segarra, como ministra y fiscal general del Estado, es la culminación de la campaña que las condujo a incorporarse al Consejo Fiscal. La guinda.

Segarra fue nombrada fiscal jefe de Sevilla por Cándido Conde-Pumpido, fiscal general del Estado del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2005. Era una fiscal muy joven y de ideas progresistas, mucho más a la izquierda del PSOE. Conde-Pumpido optó por Segarra a pesar de que los socialistas promovían al fiscal Emilio Llera, quien más tarde sería consejero de Justicia de la Junta de Andalucía. En 2010 su cargo de fiscal jefe de Sevilla fue renovado por Conde-Pumpido.

Siguió como fiscal jefe de Sevilla durante la gestión de Eduardo Torres-Dulce, primer fiscal general del gobierno de Mariano Rajoy. Más tarde, en 2015, cuando venció su segundo mandato, la primera mujer situada en la Fiscalía General del Estado, Consuelo Madrigal, confirmó en su lugar a Segarra a costa de otros candidatos conservadores. Madrigal quería que una mujer ocupara el cargo.

Fue el fiscal de sala, actual fiscal jefe de la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo, Pedro Crespo, quien en 2005 recomendó el nombre de Segarra a Conde-Pumpido. Crespo, miembro de la secretaría técnica de la Fiscalía General del Estado, conocía personalmente a Segarra, a través de su marido, magistrado de la Audiencia de Sevilla, afiliado a Juezas y Jueces para la Democracia.

Fuentes judiciales señalan que el nombre de Crespo, fiscal de sala progresista muy respetado incluso por los sectores conservadores, fue apoyado en los últimos días por varios miembros de la UPF frente a Segarra. Pero Sánchez ha respaldado a la ministra Delgado. Es una opción para jefe de la secretaría técnica de la futura fiscal general del Estado.

Segarra no participó en las investigaciones del caso de corrupción de los ERE de Andalucía, asunto del que se ha ocupado la delegación de la Fiscalía Anticorrupción en la comunidad.

EDICIÓ PAPER 24/06/2018

Consultar aquesta edició en PDF