Celma admite que Deloitte asesoró y cobró por la salida a bolsa de Bankia

La defensa de Rato le pilla en varias contradicciones

La firma Deloitte realizó trabajos para la operación de salida a Bolsa de Bankia el 20 de julio de 2011 y cobró por los mismos de manera separada, según reconoció el socio auditor Francisco Celma, después de afirmar la semana pasada ante preguntas de la acusación popular que la firma “no participó en la salida a bolsa ni tuvo intervención en el folleto de emisión”. Celma terminó ayer su declaración de cuatro días en el juicio oral de Bankia -superó las tres jornadas de Rodrigo Rato- pillado en varias contradicciones sonoras. 

Fue el abogado Ignacio Ayala, en nombre del expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, en prisión por las tarjetas black,quien preguntó a Celma por la presencia de la firma entre los cuatro asesores de la salida a Bolsa, según consta en el folleto de emisión de la Oferta Pública de Suscripción de acciones.

Ayala pidió al tribunal que se proyectase la página 81 del capítulo Nota de las accionesdel folleto de cuatrocientas páginas de la citada OPS.

Allí aparece los “asesores” de la operación y “la capacidad en que han actuado los asesores”. Los cuatro que se mencionan son  Uría Menéndez Abogados SLP, despacho encargado del asesoramiento legal en derecho español; Davis Polk & Wardwell LLP, despacho encargado del asesoramiento legal en derecho estadounidense de Bankia; Linklaters SLP, despacho encargado del asesoramiento legal en derecho español y estadounidense de las entidades aseguradoras de la Oferta y Deloitte SL, auditores de cuentas de Bankia. 

Celma ya no negó, ante Ayala, la participación de la firma auditora y señaló que era evidente que se adjuntaba al folleto los estados contables y se incluían comfort letters (cartas de garantías o patrocinio), informes proforma. Y señaló que habían intervenido como auditores en dicho proceso. 

También reconoció que cobró honorarios por dichos trabajos de forma separada. Es lo que se refleja en una carta de 9 de marzo de 2012 de Deloitte al Comité de Auditoría de Bankia, se señala: “Adicionalmente, los honorarios satisfechos por los trabajos de auditoría y revisión realizados en relación con el proceso de la Oferta Pública de Suscripción de acciones de Bankia SA llevado a cabo en el ejercicio 2011 y con otros servicios no recurrentes realizados en el mencionado ejercicio han ascendido a 2.295 miles  de euros”.

Con todo, quedó Celma pillado de manera literalmente sonora cuando Ayala le preguntó por su conversación con Rato el 18 de abril de 2012 en la que según el socio auditor el entonces presidente de Bankia le habló de que había logrado una inyección de 7.000 millones de euros sin hacer referencia -aseguró Celma- a que el día anterior, el 17 de abril, el Banco de España había comunicado la aprobación del Plan de actuación de Bankia.

Ayala preguntó en ese caso cuando se había enterado de esa aprobación. Celma contestó que hacia el veintitantos de abril. El letrado entonces pidió que se pusiera el audio de su declaración en calidad de testigo del 20 de febrero de 2013.

En la sala del juicio, sonó la pregunta que le hizo aquel día el mismo letrado, Ayala:

-Conoció o supo si se comunicó la aprobación del Banco de España por carta al señor Rato el 17 de abril de 2012.

Celma:

-Sí…. Quiero decir hasta donde a mi me comunicó el señor Rato el día 18, esa carta me la enseñan en Bankia creo que fue el día 18 por la mañana.  El 18 de abril a las nueve de la noche cuando me llama el presidente me dice que está próximo que se vaya a cerrar…la inyección de 7.000 millones…

Se trataba de una declaración de cuando Celma todavía no había sido imputado.

El letrado preguntó si ratificaba lo que acababa de oírse:

-No la ratifico. Es un error.

El letrado inquirió:

-Un error el de ahora o el de entonces.

-El de entonces.

La pérdida de credibilidad de Celma fue tan sonora como el audio que acababa de escucharse.

EDICIÓ PAPER 14/09/2019

Consultar aquesta edició en PDF