TikTok y la sexualización adolescente

Me sorprende no encontrar quejas ante la obvia sexualización del cuerpo adolescente en TikTok

Si eres mayor de edad y no tienes hijos es posible que nunca hayas oído hablar de TikTok. Tras la repentina e inesperada desaparición de Vine en el 2016, esta aplicación entró en el mercado con el nombre de musical.ly y tuvo un éxito rotundo entre los adolescentes. Sus funcionalidades son muy simples: te permite grabar videos cortos con el móvil mientras haces playback de tus canciones favoritas. Las diez estrellas españolas con mas seguidores tienen entre 13 y 22 años. Entre todos suman la friolera de 15 millones de followers, que siguen sus carreras artísticas con auténtico fervor.

Hasta aquí todo bien. El problema viene cuando empiezas a analizar la ropa, los movimientos y el lenguaje no verbal que los adolescentes emplean en sus videos. Las chicas están totalmente maquilladas, pelo perfecto y con extensiones. Visten minifaldas, tops cortísimos y bikinis. Perfectamente sincronizadas con la melodía, mueven las caderas, ponen ojitos y sonríen sin parar. Los chicos aparecen sin camiseta, relamiéndose los labios y guiñando un ojo mientras coquetean con la cámara.

En un país donde retiramos la portada del libro de 'Lolita' (si, esa en la que la chica chupa seductoramente una pirueta con forma de corazón) por considerarla demasiado provocativa teniendo en cuenta la edad de la protagonista, me sorprende no encontrar quejas ante la obvia sexualización del cuerpo adolescente que campa a sus anchas en TikTok.

¿Es moralista que me preocupe al ver a una niña de 13 años haciendo twerking para ganar seguidores? Si os soy sincera, tampoco sé cuál es la solución. Tal vez tengamos que resignarnos. O quizás haya que confiar en la educación.

Lo que tengo por seguro es que este es solo otro tema que ejemplifica la pregunta de siempre: ¿Es posible proteger a los adolescentes de una sociedad que hipersexualiza todo lo que toca?

EDICIÓ PAPER 17/08/2019

Consultar aquesta edició en PDF